Imagen post

“El mundo del vino es cada vez menos masculino y estereotipado”: hablamos con Vanesa García, Responsable de Calidad de Grupo Barón de Ley

Aunque el mundo de la enología pueda parecer un sector predominantemente masculino, ha cambiado mucho en las últimas décadas. Lo ha hecho tanto en número de mujeres profesionales que se dedican a él en todo tipo de puestos como en el consumo de vino por parte del género femenino. Con motivo del Día Internacional de la Mujer, hablamos con Vanesa García, Responsable de Calidad y Seguridad Alimentaria de Grupo Barón de Ley, del que forma parte El Coto de Rioja.

Licenciada en Químicas por la Universidad de la Rioja, Vanesa García es una de las mujeres con más peso dentro de Grupo Barón de Ley. Con 43 años, ha pasado la mitad de su vida en este grupo. Lleva 22 años trabajando en esta empresa, dedicándose al mundo del vino.

Vanesa, ¿cómo comenzaste en Grupo Barón de Ley?

¡Pues comencé en prácticas! Yo soy licenciada en Químicas y en un principio estaba buscando un laboratorio, pero llegué al grupo en el año 99, ¡y aquí sigo!

Empecé en el laboratorio de enología. A lo largo de los años, surgieron diferentes oportunidades de promocionar y no dudé en aprovecharlas. Por eso, después de pasar por varios puestos a diferente nivel de responsabilidad, creciendo paso a paso, fue en el año 2011 cuando me establecí en el puesto en el que me encuentro actualmente, como Responsable de Calidad y Seguridad Alimentaria de Grupo Barón de Ley. En esta bodega siempre se me ha dado la oportunidad de crecer.

¿Y te había llamado la atención anteriormente el mundo del vino?

Lo cierto es que no demasiado, ¡yo era muy joven! y donde realmente me desenvolvía a gusto era en el laboratorio, nunca pensé orientarme al mundo de la enología. He de decir que soy riojana “por los 4 costados”, sin embargo no provengo de familia relacionada con el mundo del vino, más allá de su consumo. En mi casa nunca faltaba una copa de vino.

Tu carrera tiene una progresión maravillosa hasta llegar donde estás ahora. Pero para “el común de los mortales”, ¿qué hacéis exactamente desde vuestro departamento? ¿En qué consiste vuestro trabajo?

La base de un departamento de calidad es la gestión y control de todos los procesos, desde la entrada de materias primas y auxiliares hasta la expedición del producto. Nosotros hacemos una especial vigilancia al proceso de embotellado y materiales asociados (botellas, corchos, etiquetas), por ser este el de mayor criticidad.

Además de asegurar la calidad de nuestros vinos, el departamento de Calidad vela por el cumplimiento legal y la seguridad alimentaria, a través de un sistema de gestión certificado por normas de reconocimiento internacional. Concretamente en El Coto, estamos sometidos a “auditorías no anunciadas”. Esto implica que en cualquier momento, sin previo aviso, viene un auditor y revisa nuestras instalaciones y nuestros procesos. De ahí la importancia de nuestro trabajo diario.

"Soy riojana por los cuatro costados: en mi casa nunca faltaba una copa de vino.”

¿Qué es lo que más te gusta de este sector en general y de Grupo Barón de Ley en particular?

El proceso de vinificación es precioso y los análisis asociados al mismo son tremendamente interesantes. Lo más gratificante de Grupo Barón de Ley es su compromiso con la mejora continua, siempre dispuesto a invertir en nuevas tecnologías y maquinaria. Disponemos de laboratorios equipados con instrumentación más propia de una Universidad que de una bodega. Esto me ha permitido crecer y aprender muchísimo.

Vanesa, durante mucho tiempo, el vino fue una bebida exclusiva de hombres. Pero desde hace unas décadas hasta la actualidad, esto ha ido cambiando de una forma espectacular. ¿Qué opinas de la mujer en el mundo del vino como consumidora del mismo? ¿Crees que se mantienen clichés (consumidoras de vinos rosados, blancos, espumosos, dulces…) en cuanto al consumo de vino de la mujer?

En general creo que todavía se mantienen algunos clichés, aunque en mi entorno no lo percibo así. ¿Sabes? La principal consumidora de vino tinto en mi casa es mi madre. Creo que es una cuestión de gusto, no de género.

Lo que sí pienso que varía es el consumo de vino según la franja de edad: el vino que consumes con 20 años no es el mismo que consumes conforme te asientas en este mundo y conoces nuevos productos. Cuando comienzas, buscas vinos más dulces, más sencillos de beber, como puede ser un semidulce o un rosado.

Mujer mundo vino- Trabajadoras El Coto

“No creo que tenga que haber más mujeres en el mundo del vino, creo que tiene que haber personal cualificado: y las mujeres, sin duda, lo estamos.”

¿Y dentro del mundo profesional? ¿Has sentido que tenían prejuicios o los has tenido tú?

Siempre nos creamos estereotipos, y de hecho yo tenía más prejuicios que nadie, sobre todo cuando me quedé embarazada. Pero tenía claro que ser madre era parte de mi proyecto personal, el cual iba en paralelo al profesional, y no estaba dispuesta a renunciar a ninguno de los dos. La compañía siempre me ha respaldado: ¡y aquí estoy! Por supuesto, en el plano familiar he tenido el apoyo incondicional de mi marido, ¡y la ayuda impagable de los abuelos!

Dentro del mundo profesional, me he preocupado de tener un equipo multidisciplinar que consigue sacar el trabajo adelante aún en mis ausencias, lo que me ha facilitado compaginar las distintas facetas de mi vida. Siempre he tratado de rodearme de los mejores profesionales y a día de hoy, mi equipo está formado por mujeres.

Obviamente el mundo del vino es un mundo históricamente masculino, pero creo que esto va cambiando. En mi caso, es increíblemente gratificante ver que has creado un equipo de mujeres que te respalda, y encontrar cada vez más enólogas. Concretamente en el área de Calidad, las mujeres estamos muy presentes y no solo en esta bodega, si no en muchas otras y en muy diversos sectores.

No creo que tenga que haber más mujeres en el mundo del vino, creo que tiene que haber personal cualificado: y las mujeres, sin duda, lo estamos.