Category

Sin categorizar

Tabla de quesos y encurtidos maridada con un copa de vino tinto El Coto de Rioja

5 PLANES PARA HACER EN INVIERNO EN CASA

By Sin categorizar

¿No sabes qué hacer una tarde de invierno? El frío y el mal tiempo, así como la temida cuesta de enero, nos condiciona muchas veces a quedarnos en casa y es por eso por lo que queremos recomendarte planes para hacer en invierno económicos y que puedas disfrutar desde la comodidad de tu hogar, con una buena copa de vino en la mano. ¡Toma nota!

Una copa de vino sobre la mesa con un bol de palomitas. Un plan para una tarde de invierno en casa.

ACOMPAÑA TUS PELÍCULAS CON VINO

No por nada esta recomendación está en primer lugar. Y es que queremos que disfrutes de una película que sabemos que te va a encantar; se llama A Good Year (Un buen año), dirigida por Ridley Scott. En ella un corredor de bolsa inglés de mucho éxito nos hace reflexionar sobre la importancia de la vida, al volver al viñedo donde pasaba los veranos de pequeño. Es una película romántica, divertida y muy inspiracional sobre cómo el amor y el trabajo por la tierra y el vino logran cambiar el destino de los protagonistas.

Para un momento como este, te recomendamos nuestro vino de altura 875 M, un tinto joven, fresco e intenso a la vez, con mucho sabor a frutos rojos, cacao y moka, ideal para disfrutar tranquilamente, sin prisas, saboreando cada sorbo. ¡Seguro que es uno de los mejores planes para hacer en invierno al calor de una chimenea o al abrigo de una acogedora manta!

UNA TARDE DE AMIGOS Y JUEGOS

Si estás buscando planes de invierno con amigos, ¿qué tal una tarde de juegos y vino? Hay miles de juegos de mesa o de cartas divertidos para pasar un rato ameno en buena compañía. ¡Elige el que más te guste y marídalo con un vino suave y agradable como puede ser un rosado!

Nosotros te recomendamos para una ocasión como esta El Coto Rosado. Un vino fresco, refrescante y jugoso. Es un vino rosado que contiene garnacha tinta y tempranillo y es perfecto para acompañarlo con aperitivos, además ya tenemos la nueva añada 2021. Así que, mientras pasas una tarde entretenida de risas con amigos, este puede ser un acompañante que seguro estará a la altura del plan. Recomendamos disfrutar del vino a una temperatura de consumo de entre 7 y 8 ºC.

¿Qué vino te gustaría elegir para acompañar el invierno?
Cena romántica en casa con dos copas de vino

PLANEA UNA CITA ROMÁNTICA

¡Inyéctale sabor y color a tu relación con una cita romántica en casa acompañada de un buen vino!

El invierno tiene la temperatura ideal para consentir a esa persona especial. Prepara un menú que le guste a tu pareja, por ejemplo, un solomillo de cerdo con salsa de frutos rojos. Para maridar este plato te recomendamos el Coto de Imaz Gran Reserva, un vino maduro y elegante, ideal para compartir una noche romántica a la luz de las velas.  Recuerda: la temperatura adecuada para servirlo es de entre 16 y 18 ºC.

UN LIBRO Y UNA COPA DE VINO

Si eres amante de la lectura, aquí tienes una mezcla que no dudamos que te va a entretener: la novela gráfica “Los ignorantes”, de Étienne Davodeau, y una botella de vino de El Coto Semidulce, del que ya tenemos nueva añada 202. Además, vuelve a estar disponible en nuestra tienda online después de varios meses agotado. ¡Y es que es un vino que encanta!

Esta novela es imprescindible para todos aquellos amantes del vino. Despertará en ti verdadera pasión por el mundo de los viñedos. Los protagonistas son, un autor de cómic que no sabe nada del mundo del vino y un vinicultor que casi no ha leído cómics a lo largo de su vida. Ambos personajes se entienden de tal forma que te enseñarán muchas cosas interesantes sobre el vino. Además, está contado de una forma amena y sosegada que te ayudará a relajarte tranquilamente en tu sofá.

Por su parte, El Coto Semidulce es un vino blanco de la variedad Chardonnay que te hará todavía más agradable la experiencia. Sus aromas a piña y cítricos hacen de este vino un maridaje perfecto con algún aperitivo suave, con quesos o frutas.

Una joven leyendo un libro con una copa de vino en la mano cerca de la chimenea
Una mesa de cocina llena de comida y una copa de vino blanco

COCINA CON VINO

El vino también puede ser el ingrediente estrella de esos platos que más te gustan. Los vinos tintos brindan colorido a las comidas y son ideales si vas a preparar una salsa de tomate y pretendes acompañarla con carnes rojas.

En el caso de los vinos blancos, estos otorgan el toque preciso de acidez en determinadas preparaciones gastronómicas. Los puedes utilizar para sazonar salsas de crema, carnes blancas, pescados y mariscos.

A la hora de hacer tu elección es clave que el vino sea de buena calidad, pero eso no significa que tenga que ser caro.

Además, puedes disfrutar del vino mientras cocinas, ¡Sírvete una copa de  El Coto Crianza mientras preparas tu cena y alegra la tarea con algo de música! Estamos seguros de que disfrutarás mucho más de este momento y hasta le pillarás el gusto a la cocina, si no es ya tu afición.

¡Disfruta el vino en casa mientras ves pasar el invierno, pero hazlo lejos del aburrimiento, el estrés y la rutina!

Y si te interesa saber más sobre vinos, en nuestro blog tenemos muchos más consejos y maridajes. Te recomendamos:

Guía para maridar vino y queso
Cómo maridar queso con vino

Guía sencilla para maridar vino y queso

By Sin categorizar

¿Qué tendrá el sabor del queso que tanto nos gusta? Si eres de esas personas que no puede resistirse a una buena tabla de quesos, este artículo es para ti. Desvelamos las mejores combinaciones para maridar vino y queso, sea el que sea.

Lleva tu momento cata a otro nivel con estos consejos de maridaje. ¡Toma nota!

La tradición del vino y el queso

Históricamente, el maridaje de queso y vino siempre ha sido todo un éxito. De hecho, dentro del refranero español encontramos múltiples referencias a la fusión de estos dos productos. Por ejemplo, este que dice “con queso, pan y vino, mejor se hace el camino”.

De hecho, ¿sabes que la frase de “que no te la den con queso” también está relacionada con el vino? Antiguamente, algunos bodegueros ofrecían vinos de poca calidad y, para disimularlo, lo acompañaban de raciones de queso para que su olor y sabor camuflara el del vino y pasara por uno de mayor calibre. Curioso, ¿verdad?

Lo cierto es que, a pesar de esta fama, el maridaje de vino con queso es verdaderamente exquisito y más cuando, además de hacer las combinaciones correctas, contamos con productos de calidad, como un vino de La Rioja. En esta guía práctica vamos a darte algunas de las mejores fusiones.

Cómo maridar según el tipo de queso

En todo buen maridaje, la armonía es fundamental. Por ello, como hablamos de dos productos con cierta intensidad de sabor, la regla de oro es vigilar que la potencia entre vino y queso sea equilibrada. Pero, ¿cómo se consigue?

Ante la gran variedad de quesos que existen, la clave es que tengas en cuenta el nivel de curación de cada uno. Esta es la referencia más sencilla y práctica para maridar cualquier queso y vino adecuadamente. De esta forma, de menor a mayor escala tendríamos:

Maridar quesos tiernos

Esta variedad es, sin duda, una de las más sencillas de maridar con cualquier producto, ya que su intensidad no es demasiado elevada.

Este producto (ya sea de cabra, oveja o vaca) se caracteriza por ser suave tanto en sabor como en aroma. Por tanto, la mejor recomendación para acompañarlo es con un buen vino blanco. ¿Cuál es tu variedad de uva blanca preferida?

En este sentido, te aconsejamos jugar con un clásico que nunca falla. Un vino de acidez moderada y con deliciosos aromas frutales a manzana verde y pera, como El Coto Blanco. Se trata un coupage de Viura, Verdejo y Sauvignon Blanc. ¿Qué te parece?

Como se trata de sabores suaves, puedes añadir, además, un poco de membrillo o mermelada para darle un toque dulce a tu cata. ¡Combinan genial con los quesos tiernos!

¡Descubre nuestros 7 tipos de vino blanco!

Maridar quesos semicurados y curados

En general, los quesos semicurados casan bien con vinos blancos, como en el caso de los tiernos. No obstante, si queremos, ya podemos empezar a introducir vinos tintos. Para este caso, mejor siempre que sean tintos jóvenes.

Cuando hablamos de quesos con una cierta maduración, como los curados, lo mejor es decantarse por vinos con crianza para acompañar su intensidad. ¡Pero ten cuidado! En el caso de los quesos de cabra o los quesos azules, sin embargo, lo mejor es apostar de nuevo por los tintos jóvenes para equilibrar esa potencia de sabores y que la combinación entre queso y vino no sea demasiado estridente.

Si hablamos de referentes, El Coto Crianza, por ejemplo, es una de nuestras mejores apuestas para los quesos curados. Es un vino monovarietal (Tempranillo) con un mínimo de 12 meses en barrica de roble americano y, al menos, 6 en botella. Su aroma es fresco y afrutado, con toques de vainilla y roble tostado, y en boca es sedoso y persistente.

Para este grupo de semicurados y curados, te recomendamos, además, añadir algunas piezas de fruta, como uvas, manzana o higos. Te encantará la mezcla.

Deléitate con nuestra variedad de vinos tintos

Cómo hacer una cata de quesos y vino

Ahora que ya sabes cuáles son los mejores maridajes para cada tipo de queso, seguro que estás deseando probarlos todos, ¿verdad? ¿Qué tal si aprovechas para hacer una cata de quesos y vinos propiamente dicha? Puedes invitar a algunos familiares o amigos y montar un plan diferente y muy original.

Intenta reunir una variedad de, aproximadamente, 5 quesos distintos de menor a mayor intensidad para jugar con cada sabor. Sigue las indicaciones que hemos comentado anteriormente y prepara un par de botellas de vino de El Coto de Rioja para acompañarlos.

Para que este momento gourmet sea especial, la presentación también jugará un papel importante. Por eso, la mesa o el espacio de la cata tiene que tener cierta armonía.

Si no quieres servir el típico plato, puedes colocar los quesos en una tabla de madera o de pizarra. Agrupa cada queso según su variedad en porciones individuales. Normalmente, con un par de porciones por persona es suficiente, ¡recuerda que es una cata!

Dependiendo del tamaño de la tabla, puedes añadir alguna mermelada o membrillo. ¡Ah! Y muy importante, que no te falte pan para limpiar el paladar entre sabores. Apuesta por una decoración sencilla y deja que tus quesos y vinos estrella hagan el resto. Triunfarás, seguro.

¿Te encanta aprender a maridar vinos? No te pierdas nuestra recopilación de artículos especiales sobre maridajes y descubre las mejores combinaciones dentro del mundo del vino. Por aquí te dejamos un par de propuestas:

Etapas del viñedo: qué son y cuántas hay

By Sin categorizar

¿Sabías que, en un mismo año, la vid pasa por diferentes fases de transformación? Descubre con nosotros todas las curiosidades de este maravilloso proceso y sorpréndete con cada una de las etapas del viñedo. ¡Empezamos!

El ciclo vegetativo de la vid

Antes de recolectar la uva para transformar su mosto en vino, las cepas experimentan una serie de cambios constantes en cada estación del año. No obstante, estas alteraciones no se dividen en cuatro fases, sino que se pueden diferenciar hasta siete etapas distintas. Todo esto es lo que se conoce como el ciclo vegetativo de la vid.

A continuación, te desvelamos qué ocurre en cada una de ellas:

Las etapas del viñedo

Como ya te hemos avanzado, existen unas siete etapas para clasificar las fases que recorre la vid desde su brotación hasta el momento de la vendimia. Y, ¿cuándo empieza exactamente?

Dependiendo del hemisferio en el que se encuentre plantado el viñedo, el ciclo vegetativo empieza en una fecha u otra. Por ejemplo, el ciclo de los viñedos de España comenzaría a principios de la primavera hasta llegar bien entrado el otoño para reposar durante el invierno.

1. Lloro

Una vez transcurrida una etapa de reposo del viñedo, empieza la fase de lloro.

Se denomina así porque, cuando vuelve a subir la temperatura ambiente (más de 10ºC), la vid inicia de nuevo su actividad vegetativa, recuperando nutrientes y minerales del suelo, y aparecen una especie de lágrimas en la planta. Estas se manifiestan, sobre todo, en las marcas de la poda que tuvo lugar el ciclo anterior.

2. Brotación

Con el inicio de la primavera, más o menos en el mes de marzo, empezamos a ver en la vid los primeros brotes de la planta gracias a ese reinicio de actividad.

La savia acumulada en la vid empieza a recorrer toda la cepa y empiezan a brotar lo que, a futuro, serán las hojas verdes tan características de los viñedos.

3. Foliación y floración

En abril y mayo ya aparecen estas hojas de la vid. ¡Y es un momento crucial! Te contamos por qué.

En la llamada foliación se forman las partículas responsables de los ácidos y los azúcares de la planta. Estas son las que condicionarán, primeramente, el sabor de la variedad de la uva plantada y, por último, el propio sabor del vino.

Después, entre finales de mayo y principios de junio es cuando tiene lugar la floración. A partir de los brotes, nacen los llamados “embriones”, que son unos pequeños granitos verdes en forma de flor que se convertirán, más adelante, en frutos y darán lugar a los racimos de la uva.

La floración, además, es la que determina el comienzo de la vendimia y el volumen de la cosecha del año. A partir de este momento, los viticultores deberán tener especial cuidado y proteger la vid.

4. Envero

Durante los meses de verano, las uvas de la vid experimentan varios cambios cromáticos hasta llegar a su tonalidad final. Este proceso es el que se conoce como envero.

Todas las variedades nacen con un color verde, pero según la tipología, van cambiando de color y terminan en un tono u otro. Las variedades de uva blanca, por ejemplo, adquieren un toque más amarillento y las variedades de uva tinta pasan a un tono rosado que, poco a poco, se va oscureciendo.

5. Maduración

Cuando el verano llega a su fin y nos acercamos a una etapa más otoñal, se produce la maduración de la uva.

En este momento, el fruto adquiere sus matices más dulces gracias a la fotosíntesis de las hojas, por la que se reduce el nivel de acidez y aumentan los azúcares. Dependiendo del tiempo de maduración de cada fruto, la uva tendrá un sabor más o menos dulce.

6. Vendimia

Una vez la uva ha alcanzado su punto de maduración perfecto, se procede a su recogida y recolecta. Es decir, se inicia la famosa vendimia.

En España, por ejemplo, el inicio de la vendimia se da entre finales de agosto y principios de octubre, aunque cabe destacar que no se vendimian todas las variedades de uva a la vez, sino que es progresivo. ¿Quieres conocer todo el proceso de la vendimia? Accede a nuestro contenido especial. ¡Haz clic aquí!

7. Parada o reposo invernal

Aunque la vendimia marque el final del ciclo anual de la vid, realmente la última de las etapas del viñedo corresponde a la parada o el momento del reposo invernal.

Cuando las temperaturas comienzan a descender pronunciadamente y nos adentramos en el frío invierno, la propia cepa crea una reserva de nutrientes y minerales para el próximo ciclo por todo su tronco y ramas. ¡Increíble! Aquí es cuando se produce la caída de la hoja y entra en una fase de letargo o reposo vegetativo y cuando tiene lugar la poda.

¿Qué te ha parecido? No dejes de sorprendente con todas las curiosidades del mundo vitivinícola. Por aquí te dejamos una sugerencia:

Sabor umami

¿Cómo encontrar el sabor umami en un vino?

By Sin categorizar

Se trata de uno de los últimos sabores reconocidos. ¿Lo habías escuchado alguna vez? Despedimos las clases de WineClass con el sabor umami. Descubre qué se esconde detrás de este sabor y anota las claves para percibirlo cuando pruebes un vino.  

¡Vamos allá! 

Después de nueve emocionantes episodios de WineClass, cerramos estas mini clases con el último de los sabores reconocidos en el mundo del vino, el umami. ¿Has oído hablar de este sabor? 

¡Resolvemos el enigma del quinto sabor! Dale al play y hazte con la clase final de WineClass 

Cómo iniciarse en tintos

Qué es el umami y qué significa

Para comprender qué es el sabor umami debemos conocer, primero, su origen. ¿Sabes de dónde procede este término? Nada menos que de Japón.  

Umami significa “sabor agradable” y es una palabra compuesta por dos conceptos: umai, que significa “delicioso”, y mi, que es “sabor” en japonés.  

Cómo nació el umami

Hasta hace un tiempo, tan solo se reconocían 4 sabores básicos en el mundo: dulce, salado, ácido y amargo. No fue hasta principios del siglo XX (1908) cuando un científico japonés, llamado Kikunae Ikeda, descubrió lo que se conoce hoy en día como “el quinto sabor”.  

Ikeda descubrió que un aminoácido concreto, el glutamato monosódico, producía una sensación gustativa que no podía enmarcarse en ninguno de los cuatro sabores. Por eso, decidió otorgarle una denominación propia a esta sensación y fue la de umami.  

Pero, ¿cómo se reconoce, entonces, este nuevo sabor? ¿Y en una botella de vino? Veamos algunas de sus características. 

Cómo distinguir el sabor umami

Aunque resulte un poco abstracta la forma en la que se entiende y detecta este sabor, estas son algunas de sus particularidades.  

El sabor umami es esa sensación que combina toques dulces y salados y deja un sabor sabroso y persistente en toda la boca. De hecho, y a pesar de todo, el umami no es un sabor en sí, sino más bien un potenciador de sabores. Por eso es tan difícil de describir. 

Para notar si estás ante un vino umami o un alimento rico en umami, debes recurrir, como siempre, a tus papilas gustativas. ¡Y es que también hay receptores específicos para este sabor 

¿Qué zona de la lengua crees que se estimula con el umami? Justo el centro.  

Alimentos con sabor umami

Los productos más representativos de este grupo son alimentos con un gran regusto, ricos en glutamato monosódico. Por ejemplo, el más característico (y simbólico también de la cocina asiática) sería la salsa de soja 

De hecho, si quieres entrenar tu paladar, el truco que te proponemos para notar la sensación umami es dejar caer unas gotas de salsa de soja en el centro de la lengua. ¡Así de sencillo! Apreciarás su sabor claramente intenso y se expandirá por toda la boca. 

También destacan otros alimentos ricos en umami algunos más representativos de nuestra cultura gastronómica, como los tomates, los espárragos, la carne, las anchoas, incluso, ¡el jamón ibérico! Otro podría ser, además, el queso parmesano. 

Maridaje vino tinto
Vino Reserva Coto de Imaz

Umami en vino

El término umami cada vez es más frecuente en el mundo del vino y no es de extrañar que lo veamos reflejado en algunas notas de cata de productos. Pero, realmente ¿los vinos pueden contener umami? Así es, y te contamos cuáles.  

Por lo general, los vinos con más presencia del quinto sabor son aquellos vinos con una cierta crianza. Por tanto, el umami se puede encontrar igualmente en vinos tintos, rosados o vinos blancos, siempre que cumplan este criterio de envejecimiento.  

Ten en cuenta que, si hablamos de crianza, podemos hacer referencia a una crianza en barrica o sobre lías. Algunos de nuestros mejores ejemplos podrían ser El Coto Crianza para la crianza en barrica o Coto de Imaz Reserva Blanco para la crianza sobre lías. ¿Los has probado ya? Puedes encontrarlos en nuestra tienda online de El Coto de Rioja, justo aquí abajo. 

Descubre el umami con un vino Rioja

¿WineClass se terminó? ¡Jamás! Podrás ver las clases de WineClass las veces que quieras a través de nuestro canal de YouTube de El Coto de Rioja¡Están todos los episodios al completo! 

Si no quieres perderte ni uno de nuestros vídeos, no te lo pienses y suscríbete al canal para estar al día de todas las noticias de El Coto de Rioja. 

Mientras tanto, diviértete y sigue aprendiendo sobre el mundo del vino con los contenidos de nuestro blog. Como este de aquí: 

Consejos sencillos para pedir vino en un restaurante o un bar
Sabor ácido vino

El sabor ácido en el vino

By Sin categorizar

Es uno de los sabores del vino más fáciles de percibir en la copa. ¿Sabes de cuál hablamos? Exacto, ¡el sabor ácido! Descubre con nosotros todos los enigmas que hay detrás de este sabor y por qué es tan importante. ¡Llega una nueva clase de WineClass! 

Como siempre, te damos un truco infalible para detectarlo en cualquier tipo de vino. ¿Empezamos? 

Las catas de vino son mejores a medida que vamos conociendo las curiosidades y secretos del vino. ¡Y es que no son pocas! Ya hemos visto todo lo que puedes aprender en la fase visual y la olfativa de una cata. Pero sabemos que la fase gustativa es, sin duda, una de tus favoritas.  

En la clase de WineClass de hoy hablamos sobre otro de los sabores del vino más característicos, el sabor ácido. Descubre de dónde procede la acidez en los vinos y anota un truco sencillo para detectarlo. No te pierdas el episodio diez de las mini clases de vino de El Coto de Rioja. ¡Dale al play! 

Aromas primarios herbaceos vino

¿Por qué el vino es ácido?

Como habrás notado en varias ocasiones, cuando probamos algunos vinos, especialmente cuando se trata de vinos blancos, detectamos una sensación ácida. ¿Te has preguntado alguna vez el porqué de esa acidez?  

Al igual que muchos otros sabores, el sabor ácido del vino tiene un origen natural, concretamente, de las uvas. Cuando estas se prensan, se obtiene un mosto formado por diferentes tipos de ácidos orgánicos, ente otras sustancias y compuestos fenólicos.  

Aunque hay varios tipos de ácidos en el mosto de un vino, destacan fundamentalmente tres tipos y cada uno provoca una sensación en boca completamente distinta.

Estos son: 

  • Ácido tartárico: el más duro y estructurado 
  • Ácido cítrico: el que aporta una sensación de frescor 
  • Ácido málico: más metálico 

Hay que matizar que la acidez de los vinos también puede conseguirse tras el proceso de fermentación. 

Para qué sirve la acidez en un vino

La acidez es un componente fundamental para cualquier vino, principalmente por dos motivos. 

Primeramente y más importante, el ácido tiene una función protectora, ya que bloquea la acción de algunas bacterias capaces de dañar el vino. Es por ello por lo que solo los vinos con cierta acidez son capaces de sobrevivir y perdurar en el tiempo.  

¡Pero eso no es todo!

La acidez también tiene una función organoléptica. Concretamente, es la que aporta a los vinos frescura y equilibrio. Su armonía con el resto de sabores es esencial para elaborar vinos de calidad, como un delicioso vino Rioja de nuestra casa. 

Cómo saber si un vino es ácido

Hay diferentes formas de saber o intuir el sabor ácido en un vino, incluso antes de probarlo. Te damos cinco pistas básicas para reconocer fácilmente un vino ácido: 

  1. Los vinos tintos siempre serán menos ácidos que los blancos o los rosados. Esto no implica que los tintos no tengan cierto grado de acidez.
  2. Los vinos ácidos son más brillantes.
  3. Ten en cuenta la variedad de uva: algunas son más ácidas que otras, como la Sauvignon Blanc o la Viura de Rioja.
  4. Cuánto más madura sea la uva del vino, más concentración de azúcares tendrá y, por tanto, menos acidez. 
  5. La zona de cultivo influye en la acidez del vino. Si proviene de una zona fría, probablemente el vino conserve más ácidos naturales que si viene de una zona cálida. 
Descubre la fresca acidez de nuestros vinos
Vino blanco beneficios salud
Sabor ácido en vino

Truco para encontrar la acidez en un vino

Como sabes, las papilas gustativas son nuestras grandes aliadas para percibir cada uno de los sabores. ¿Qué zona de la lengua se estimulará con el sabor ácido del vino? Muy sencillo, los costados de la lengua, más atrás de la zona en la que notamos el sabor salado 

El truco más sencillo para reconocer este sabor lo puedes realizar con el propio vino. Nosotros hemos utilizado El Coto Blanco, un vino claramente fresco y con toques cítricos, perfecto para esta prueba. 

Tan solo debes enjuagarte la boca con un poco de este vino incidiendo en los laterales de la lengua. Expulsa el líquido e inmediatamente baja tu barbilla y abre la boca. Verás claramente cómo salivas más de lo normal. Eso confirma, por tanto, que estás ante un vino ácido.

¿Quieres repetir alguna lección? Encuentra cada episodio de WineClass en nuestro canal de YouTube de El Coto de Rioja. Si no quieres perderte ninguno de nuestros vídeos, no te olvides de activar la campanita en el canal. 

Mientras tanto, disfruta aprendiendo más curiosidades sobre el mundo del vino con los contenidos de nuestro blog. Por aquí una pequeña recomendación: 

Decantar vino, ¿qué es y por qué se hace?
Sabor amargo del vino

¿Por qué el vino es amargo?

By Sin categorizar

Hay vinos que resultan más amargos que otros. ¿Sabes por qué? Te lo explicamos en la siguiente clase de WineClass. Descubre todas las curiosidades sobre el sabor amargo del vino y aprende el truco perfecto para reconocerlo. ¡No solo se encuentra en los vinos tintos! 

En El Coto de Rioja queremos que tus catas de vino sean toda una experiencia sensorial. ¿Te gustaría encontrar todos los matices de tu bebida favorita? ¡Sigue las clases de vino WineClass! 

Hoy, en el episodio número nueve, hablamos sobre uno de los sabores del vino más característicos, el sabor amargo. ¿De dónde procede este sabor y cómo lo podemos percibir? No pierdas detalle y toma nota. ¡Dale al play! 

Cómo iniciarse en tintos

Lo que no sabías sobre el sabor amargo

Gracias a nuestras papilas gustativas somos capaces de reconocer una gran variedad de sabores en todo tipo de alimentos y bebidas.

Con la práctica, podemos ser capaces de perfeccionar esta habilidad y hacer nuestro paladar mucho más preciso. Pero ¿sabías que al nacer no somos capaces de detectar el sabor amargo? 

El ser humano nace sin el sabor amargo y es con el paso del tiempo cuando, poco a poco, es capaz de reconocerlo y apreciarlo. Este es, quizás, uno de los sabores más complejos en general, ya que puede resultar fácilmente desagradable si no estamos acostumbrados a él o su proporción es demasiado elevada.  

Ejemplos en los que podemos encontrar este sabor son el café, el chocolate puro, las aceitunas e incluso, en algunos cítricos. Pero, ¿cómo se traslada este sabor al vino? Veámoslo. 

El sabor amargo en vino

Cuando degustamos un vino, especialmente un vino tinto, a veces tenemos una sensación de sequedad persistente en la boca. ¿Cuál crees que es el culpable de ese amargor de los vinos? El principal responsable se encuentra nada menos que en la propia uva. 

Tanto las pepitas de la uva, como los raspones y los hollejos son ricos en unas sustancias que se conocen como taninos. Dependiendo del punto de maduración y la elaboración de estos elementos, los taninos pueden aportar suavidad al vino (taninos redondos) o astringencia, que es la que provoca esa aspereza 

Educa a tu paladar con nuestros vinos
Sabor amargo en vino
Vinos tintos para principiantes

Cómo saber si un vino es amargo

Cuanto más joven sea el tanino, más persistente será esa sensación de amargor en boca. Es decir, más astringente será el vino. Por el contrario, cuando estemos ante un vino Reserva o Gran Reserva, los taninos serán más maduros por su envejecimiento y harán que el vino sea más complejo y suave.  

Y seguro que te preguntas… ¿Solo los vinos tintos son amargos? No exactamente, aunque es cierto que suelen ser los más abundantes en taninos.

Todas las variedades de uva (tanto tinta como blancapresentan taninos, en mayor o menor medida. Es después, durante el proceso de elaboración del producto final, con el que se busca el equilibrio perfecto para cada vino. 

Entonces, ¿hay algún método para saber cómo tomar un vino amargo? Si, por ejemplo, bebemos antes de hora un vino que requiere cierta evolución, esta astringencia será demasiado molesta y nos indicará que el vino necesita mayor reposo. No obstante, reservar una botella de vino durante demasiado tiempo podría ser contraproducente, ya que podríamos estropearlo y picarlo.  

Nuestra recomendación para disfrutar de cualquier tipo de vino (ya tenga un sabor dulce, ácido o amargo) siempre será guardarlo en casa correctamente, revisar la añada del vino para saber cuándo tomarlo y servirlo a la temperatura adecuada 

Truco para detectar el sabor amargo

En WineClass siempre queremos ofrecerte un truco sencillo para que entrenes tu paladar en cada lección.  

Lo primero que debes saber para notar el sabor amargo es la zona de la lengua en la que vas a percibirlo. En este caso, el amargor estimula las papilas gustativas situadas en la zona posterior de la lengua, cerca de la campanilla y hacia la garganta.  

Después, busca referencias claras de este sabor en otros alimentos, como los que te hemos mencionado anteriormente. Al probarlas puede que no notes un amargor directo, pero pasados unos segundos, empezarás a notar esa sequedad característica.  

Cuando traslades este ejercicio a la cata de vinos, juega con los contrastes y degusta vinos con maduración distinta, como un rioja Crianza (nosotros utilizamos El Coto Crianza) y un Reserva (como nuestro Coto de Imaz Reserva).  

¿Recuerdas el antifaz que recomendábamos para adivinar los aromas del vino? Utilízalo de nuevo para focalizar tus sentidos y centrarte en el sabor. ¿Notas la sensación? ¡Es cuestión de práctica! 

Qué son los taninos del vino

Repasa todos los episodios de WineClass en nuestro canal de YouTube de El Coto de Rioja. No te olvides, además, de activar la campanita para no perderte el lanzamiento de nuestra próxima lección. 

Mientras tanto, descubre más curiosidades sobre el mundo del vino con los contenidos de nuestro blog. ¿Qué tal si empiezas por este?: 

Consejos sencillos para maridar vinos tintos
Sabor salado vino

¿Existe el sabor salado en el vino?

By Sin categorizar

Descubre uno de los sabores del vino más difíciles de percibir en el paladar, el sabor salado. ¿Sabías que existía? En la siguiente lección de WineClass hablamos de este enigmático sabor, su origen y cómo detectarlo cuando cates un vino.  

¿Sientes curiosidad? ¡Sigue leyendo! 

En El Coto de Rioja nos encanta desmontar mitos, como el que dice que saber de vinos es extremadamente complicado. ¡Te aseguramos que no! WineClass es la mejor prueba de que las clases de vino fáciles y divertidas existen. 

Hoy desvelamos, en nuestro episodio número ocho, todas las curiosidades del sabor salado. ¡Es uno de los más complejos! Descubre cómo notarlo y lleva tu “momento vinito” a otro nivel. ¡Dale al play! 

Cómo catar un vino

El sabor salado del vino

Como sabes, existen cinco sabores del vino reconocidos y cada uno de ellos se percibe en una zona distinta de la lengua, gracias a la función de las papilas gustativas 

Con el sabor dulce, por ejemplo, vimos que la zona que se estimula es la de la punta de la lengua. En el caso del sabor salado es una zona próxima a esta, concretamente, la de los laterales de la lengua. 

Pero, ¿qué es lo que hace que un vino sea salado? Vamos a verlo. 

¿Qué es un vino salado?

Cuando hablamos del sabor salado de un vino hacemos referencia, principalmente, a la concentración de sales minerales que posee. ¿Sabes de dónde proceden? Del viñedo. 

Los viñedos se plantan en diferentes terrenos que poseen una serie de componentes naturales (denominados sales solubles). Estos permanecen repartidos por las capas del suelo y, posteriormente, son absorbidos por las raíces de la parra. Por tanto, la concentración de estas sales es la que provoca dicha salinidad en el vino.   

Algunos de los componentes más populares son los fosfatos, los sulfatos, el potasio o el sodio. Y ¿qué es lo que aportan al vino? Principalmente, complejidad y un aumento del sabor. 

Detecta el sabor salado de un vino El Coto de Rioja
Qué es un vino salado
Vino Verdejo El Coto

¿Cuánta sal tienen los vinos?

Se calcula que los vinos pueden tener entre 2-4 gramos de sales por litro. Esta cantidad es muy poco apreciable y, por ello, dificulta enormemente que la detectemos al catar un vino

Así que no te preocupes si no la percibes al principio. ¡Todo es cuestión de práctica! 

Los rangos de concentración de las sales minerales están delimitados bajo normativa según el tipo de componente. 

Vinos más salados

Como hemos comentado, esta concentración es variable y depende tanto del tipo de suelo como del tipo de vino que probemos.

Entonces, ¿qué vinos son los más salados y cuáles los vinos más dulces? 

Los vinos en los que el sabor salado está más presente son aquellos cuyo origen está próximo a la costa. Es decir, los que se han producido en viñedos cercanos al mar.

Estos serían, por ejemplo, los albariños, los denominados vinos finos y las manzanillas. De hecho, el vino más salado de España es la manzanilla de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). ¿Lo has probado alguna vez? 

Truco para reconocer la sal en el vino

Para reconocer cualquier sabor en el vino (ya sean vinos tintosblancosrosados o espumosos), recomendamos recurrir a los alimentos o elementos que tienen una mayor similitud a aquello que queremos detectar. Y ¿qué hay más característico para el sabor salado que la propia sal? 

El mejor truco para reconocer cómo se estimulan nuestras papilas con el sabor salado es simular el agua del mar. Para ello, simplemente, prepara un vaso de agua y añade un puñado de sal.  

Al enjuagarte la boca con ella, notarás claramente qué zona de la lengua se activa y serás capaz, poco a poco, de reconocer esa sensación con un vino. Ten paciencia, recuerda que es un sabor algo complicado de notar. ¡Poco a poco, lo conseguirás! 

Truco para vinos salados

Disfruta de cada episodio de WineClass en nuestro canal de YouTube de El Coto de Rioja¡Un consejo! Activa la campanita para enterarte del lanzamiento de nuestra próxima clase. ¿Cuál será el siguiente sabor por descubrir? 

Mientras tanto, ponte al día sobre el mundo del vino y echa un vistazo al resto de contenidos de nuestro blog. Puedes empezar, por ejemplo, por este: 

Tipos de vinos blancos en España
Sabor dulce del vino

Cómo detectar el sabor dulce de un vino

By Sin categorizar

El sabor dulce de un vino es, sin duda, uno de los más fáciles de detectar en nuestro paladar. ¿Te gustaría saber cómo conseguirlo? No te pierdas la siguiente clase de WineClass y anota todos nuestros trucos sencillos para encontrar el sabor dulce del vino. Descubre todos los entresijos sobre tu bebida favorita.

¡Adelante!

En El Coto de Rioja queremos que el hecho de “saber de vinos” deje de ser una misión imposible. Por eso, hemos creado WineClass, unas miniclases muy divertidas para que ejercites los 5 sentidos, aprendas y encuentres los matices de los vinos y disfrutes de todo su potencial.

¡Es muy sencillo! Además, podrás seguir nuestras lecciones desde la comodidad de tu sofá y practicar con una copa en la mano. ¿Te imaginas algo mejor?

Llegamos al episodio siete y, con él, damos paso al primero de los 5 sabores reconocidos en vino, el sabor dulce. No te pierdas cómo encontrarlo en tus vinos favoritos. ¡Dale al play!

Por qué los vinos son dulces

¿Por qué los vinos son dulces?

En mayor o menor medida, todos los vinos contienen un toque dulce fácilmente reconocible. De hecho, se trata de uno de los sabores del vino más sencillos de detectar en nuestro paladar. Pero ¿sabes de dónde proviene ese gusto?

Existen 3 factores que determinan el sabor dulce en el vino y cada uno tiene un origen completamente diferente. Te contamos cuáles son:

1. Azúcares

Independientemente de que estemos ante un vino semidulce o uno seco, todos los vinos tienen una cierta cantidad de azúcar procedente de la propia uva. Y es su mayor o menor concentración lo que define el nivel de dulzor que percibimos en una copa.

La fermentación se encarga de regular este porcentaje, convirtiendo el azúcar del mosto en alcohol. Pero, ¡ojo! No todos los azúcares se acaban fermentando. Este último grupo es lo que conocemos como “azúcar residual” y no es otra cosa que la cantidad de azúcar concentrado que permanece en cualquier vino.

Según el tipo de vino, su cantidad de azúcar varía. En los vinos dulces, por ejemplo, se frena antes la fermentación para que conserven más azúcares. En el caso de los más secos, el proceso es justo al contrario y tarda más en frenarse la fermentación.

Para que te hagas una idea, en los vinos sin gas (o vinos tranquilos) esta cantidad sería así:

  • Seco: menos de 4 g/l
  • Semiseco: de 12 a 18 g/l
  • Semidulce: de 18 a 45 g/l
  • Dulce: más de 45 g/l
Descubre el sabor dulce de nuestros vinos

2. Alcohol

Sí, lees bien. La sensación de dulzor en un vino también se consigue gracias a su alcohol.

Es simple. Durante la fermentación se crean unas sustancias alcohólicas, ajenas a los azúcares de la uva, que aportan un sabor dulce al vino. Algunos de los alcoholes de origen fermentativo más importantes son el etanol o alcohol etílico (que supone entre un 10-14% de la composición total de un vino), y el glicerol.

El alcohol, además de ese dulzor, es el causante de darnos esa sensación de untuosidad o suavidad en un vino.

3. Temperatura

Probablemente este te parezca uno de los datos más sorprendentes. ¿Cómo es posible que la temperatura pueda influir en el sabor dulce de un vino? Te explicamos qué sucede.

Este curioso hecho recibe el nombre de “azúcar térmico” y se produce cuando, al probar un vino caliente (o más caliente de la temperatura a la que debería servirse), nuestras papilas gustativas se estimulan en la misma zona en la que lo hacen con el sabor dulce.

Esta sensación confunde a nuestro cerebro y, por tanto, nos hace creer que percibimos cierto dulzor cuando, en realidad, lo que percibimos es la temperatura del vino.

Aunque puede pasar con cualquier vino, esta falsa ilusión se da, mayoritariamente, en los vinos tintos. Así que, ya sabes, a la hora de catar un vino, ten muy presente si está a la temperatura adecuada.

Vino blanco El Coto Blanco
Vinos dulces El Coto

Truco para reconocer el sabor dulce en un vino

Como sabrás, cada sabor se percibe en una zona diferente de nuestra lengua. Ya hemos avanzado que el sabor dulce lo podemos notar en la misma zona que la de la temperatura. Pero, ¿sabes cuál es? Nada menos que la punta de la lengua.

El sabor dulce es uno de los sabores más fáciles de reconocer, pero si quieres educar a tu paladar y saber qué sensación tienes que percibir, tan solo debes seguir este truco.

Coloca en la punta de la lengua algo tan sencillo como un terrón de azúcar y céntrate en lo que percibes en esa zona. Cuanta más sensación notes en tu lengua, más dulce será el vino que estés probando.

Ahora que está claro, compara los sabores, por ejemplo, de un vino semidulce (como El Coto Semidulce) y un vino seco (como El Coto Blanco). ¿Lo sientes?

Listo! Ya lo sabes todo sobre cómo percibir el sabor dulce en un vino. Prueba nuestros consejos y disfruta del vino como nunca antes.

Encuentra todos los episodios de WineClass en el canal oficial de YouTube de El Coto de Rioja. Si no quieres perderte ningún estreno, activa la campanita para que puedas enterarte del lanzamiento de nuestra próxima clase. En el siguiente episodio, hablaremos del segundo sabor reconocido, el salado. ¡No te lo pierdas!

Mientras tanto, echa un vistazo a nuestros contenidos del blog de El Coto de Rioja. Están cargados de consejos e información útil sobre el mundo del vino:

Consejos sencillos para empezar a tomar vino tinto
Sabores del vino_ El Coto

¿Cuáles son los sabores del vino?

By Sin categorizar

¿Te has preguntado alguna vez qué le da el sabor al vino o cuál es el sabor de un buen vino? En este artículo, encontrarás toda la información que necesitas conocer sobre los sabores del vino a la hora de la cata o de maridar tus platos.  

En El Coto de Rioja llevamos un tiempo mostrándote algunas lecciones básicas para la cata del vino. ¿Las has visto?  

Con nuestros vídeos de WineClass pretendemos que aprendas y disfrutes el vino con los cinco sentidos. En esta ocasión, en nuestro sexto episodio, queremos que conozcas los sabores del vino y cómo puedes detectarlos. ¡Dale al play y toma nota! 

Cómo catar un vino

Los cinco sabores del vino: dulce, amargo, dulce, salado y umami

Como hemos comentado en anteriores ocasiones, en la cata de un vino pasamos primero por la fase visual, luego la fase olfativa y, finalmente, nos detenemos en la fase gustativa. 

Esta última, pretende reconocer los diferentes gustos y la intensidad y volumen de estos en cada vino para comprobar si estamos ante vinos equilibrados y armónicos.  

En nuestra boca, lengua y garganta tenemos unos receptores sensoriales que son capaces de determinar y mandar al cerebro las señales para saber qué estamos comiendo o bebiendo y qué sabor tiene.

Así, podemos distinguir 5 sabores diferentes que notaremos en distintas partes de nuestra boca y lengua. ¡Veamos dónde! 

Receptores sensoriales del vino

En el paladar medio es donde percibimos el sabor amargo. ¿Quieres saber si eres capaz de detectar este sabor? ¡Prueba con una tónica y pon tu atención en el punto de la lengua donde sientes su sabor! 

Si estás catando un vino has de saber que si detectas este sabor de una forma muy fuerte puede que esté malo. En general, no es un sabor muy fácil de detectar y depende también si estamos ante un vino joven, crianza y reserva.   

En los laterales de la lengua es donde notamos el sabor ácido. Para reconocer este sabor en tu boca lo puedes hacer fácilmente bebiendo un vaso de agua y limón con más o menos proporción de ácido cítrico para hacer el ejercicio y aprender a detectarlo en tu vino. 

En la punta de la lengua es donde el sabor dulce se hace más presente. Prueba nuestro vino blanco semidulce y comprueba si eres capaz de detectar la sensación que aparece en esta parte de la lengua.  

El gusto salado, por su parte, lo notarás en los laterales de la lengua, pero hacia la parte de delante. En el vino, este sabor puede surgir por la mineralidad del terreno donde se planta la vid o por ejemplo en viñedos próximos al mar. Sin embargo, muy pocos vinos tienen este sabor muy presente. 

El quinto gusto y el menos conocido es el sabor umami, que podríamos describir como sabroso y que detectamos en la parte central de la lengua, aunque se expande por toda la boca. Para comprobar si eres capaz de diferenciar este sabor prueba con tomar un poco de soja o un trozo de panceta. 

Los 5 sabores del vino
Qué le da sabor al vino

¿Qué le da el sabor al vino?

Dependiendo del tipo de sabor que distingamos su origen puede provenir de uno u otro componente del vino. Por ejemplo, el alcohol es el que va a dar ese sabor dulce a un vino tinto y también los azúcares presentes en la propia uva, que dependiendo de su variedad estarán más o menos presentes.  

El sabor ácido, por su parte, proviene en su mayor parte de la uva. En ella encontramos ácidos como el tartárico o el cítrico. Por otro lado, el vino adquiere también cierta acidez en su proceso de elaboración y es aquí donde absorbe ácidos como el láctico o el acético. 

El sabor amargo tiene su origen en los polifenoles, presentes principalmente en la piel y pepitas de la uva, entre ellos los ácidos fenólicos y los taninos. Los taninos se van suavizando con el tiempo, por eso los vinos que se dejan reposar en barrica más tiempo tienden a ser más suaves y aromáticos y menos astringentes en boca. 

En cuanto al sabor umami, que es ese sabor a glutamato, es causado por el proceso de fermentación del vino. Es muy difícil detectar este sabor en un vino, pero lo que te podemos recomendar es que no marides ningún plato con sabores a umami con vinos jóvenes ricos en taninos y que puedan ser muy astringentes. Mejor un Reserva o un Crianza.  

Y finalmente, como te comentamos antes, el sabor salado tendrá su origen en los minerales absorbidos por la vid del suelo.  

Como dice siempre nuestro enólogo de WineClass, “el mejor vino es el que más te guste a ti”. Por eso, en El Coto de Rioja tenemos muchas variedades y opciones diferentes para todos los gustos y bocas.  

Un consejo: el sabor es subjetivo, pero el equilibrio del vino puede dar ese punto diferenciador a un buen vino. Lo notarás en boca si existe una relación equilibrada entre su sabor dulce, su acidez, los taninos y la cantidad de alcohol.  

¡Prueba nuestros vinos y descubre más sabores!
Cómo encontrar el sabor del vino

¿Te ha gustado esta lección sobre los sabores del vino? No te pierdas todos nuestros episodios de WineClass en el canal oficial de YouTube de El Coto de Rioja. ¡Para enterarte de nuestro siguiente lanzamiento, recuerda activar la campanita!  

Para una lección como esta sobre los sabores del vino no te puedes perder nuestras recomendaciones a la hora de maridar tus platos y combinar a la perfección con tus vinos.  

¿Cuál es el mejor vino para cada comida?
Maridar vino tinto

Consejos sencillos para maridar vinos tintos

By Sin categorizar

¿Se pueden maridar todos los vinos tintos por igual?  Descubre las diferencias entre maridar un vino joven, un Crianza o un Gran Reserva. No te pierdas estos sencillos consejos y domina el arte del maridar vino tinto. ¡Empezamos! 

Maridaje vino tinto

Cómo maridar vino tinto

El vino tinto es uno de los grandes protagonistas para acompañar nuestros platos favoritos. Su sabor intenso es, sin duda, un gran compañero para cualquier experiencia gastronómica y sensorial. Pero, ¿se puede maridar cualquier vino tinto con cualquier receta? La respuesta es un claro no.  

Como bien sabes, hay diferentes tipos de vino tinto y, por tanto, cada uno de ellos es más adecuado para un tipo de comidas u otro. Recuerda que lo que queremos es encontrar la combinación perfecta para complementar los sabores y que tanto el alimento como la bebida destaquen en perfecta armonía.  

En este sentido, hemos preparado una serie de recomendaciones y consejos útiles para maridar vinos tintos teniendo en cuenta su envejecimiento. Así despejarás todas tus dudas y podrás maridar tus platos a la primera.  

Maridaje con tintos jóvenes

Como sabes, los vinos jóvenes son aquellos que no han pasado por ningún proceso de envejecimiento. Estos vinos se caracterizan por ser más ligeros y agradecidos al paladar, por lo que son perfectos para acompañar a una gran variedad de platos.  

Maridar con tintos jóvenes es una apuesta segura para 

  • Carnes blancas y poco elaboradas 
  • Pescados blancos en guiso o con salsa (¡vino tinto y pescado es posible!) 
  • Frutos secos o encurtidos 
  • Quesos con poca curación (el queso azul o el de cabra también se maridan con jóvenes para compensar su intensidad de sabor) 
  • Pastas con salsas de tomate 
  • Chocolate con leche (con bajo nivel de cacao) 

¿Nuestra recomendación? Un joven Tempranillo como el 875m tinto, un vino fresco, pero que no renuncia a esa intensidad de sabor que nos encanta de los tintos. Es estupendo, incluso, para aquellas personas que se quieren iniciar en el mundo de los tintos. 

Descubre todos nuestros tintos

Maridaje con tintos Crianza

Conforme nos vayamos acercando a vinos con mayor envejecimiento, más cautos habrá que ser en nuestra elección de maridaje. Sencillamente, porque no queremos anular sabores entre productos.  

Los vinos tintos Crianza, recuerda, son aquellos que han permanecido, como mínimo, 12 meses en barrica. Para maridar vinos crianza de forma exitosa, puedes hacerlo con: 

  • Carnes rojas 
  • Embutidos 
  • Quesos curados 
  • Arroces con carne o sabores más potentes 
  • Pescados azules 
  • Pastas con salsas de tomate 
  • Chocolate con leche (con un porcentaje de cacao intermedio) 

En este caso, El Coto Crianza es el representante perfecto para este grupo, ya que es un vino tremendamente versátil y fácil de maridar tanto con carne como con pescado. En nariz es un tinto fresco y afrutado y en boca presenta una agradable textura sedosa y persistente. 

Maridaje con tintos Reserva y Gran Reserva

Maridar vino tinto Reserva o Gran Reserva sigue un poco la regla que estamos explicando. En este caso, al ser vinos complejos y con un cuerpo muy marcado, lo mejor es reservarlos para platos potentes. 

Los vinos reserva y gran reserva son los que, además de la crianza en barrica, tienen un envejecimiento extra en botella. Los tiempos son mucho más extensos. En el caso de los tintos Reserva, la crianza mínima es de 3 años. Para los tintos Gran Reserva, hablamos de un proceso de envejecimiento mínimo de 5 años.  

Para maridar con Reserva o Gran Reserva, y acertar a la primera, lo mejor es que te decantes por: 

  • Aves de caza 
  • Carnes rojas  
  • Embutidos 
  • Chocolate puro 
  • Arroces potentes 

Como recomendaciones de la casa, nos decantamos por Coto Real Reserva (perfecto para el magret de pato, el pichón o cualquier carne roja) y Coto de Imaz Gran Reserva (ideal para cordero lechal asado, carne de caza o roja). ¡Ambos igualmente sorprendentes! 

Maridaje vinos crianza

Ten a mano esta pequeña guía y domina cualquier maridaje con vino tinto. Si quieres saber más trucos para elegir el vino perfecto según el plato, no te pierdas este artículo 

Cómo maridar con vino rosado cualquier plato
¿Eres mayor de 18 años?
Para garantizar que nuestros vinos se disfrutan de forma responsable debemos confirmar que eres mayor de edad para comprar y consumir alcohol en tu país de residencia. De no existir una legislación al respecto sobre este tema, debes ser mayor de 18 años.
Tienes que ser mayor de 18 años para ver el contenido de la web